jueves, 22 de octubre de 2009

Celebración de la entrada #50: Detrás del Lápiz

El blog de Diego explica sus cómos y sus porqués.
Para empezar, expliquemos porqué Diego dibuja.Dibuja porque está aburrido. Todos hemos dibujado en clases, todos. O jugar gato, o cebollas (cuando se está de babosa), enviar papelitos con chismes a la comadre, jugar timbiriche. En el caso de mi escuela, cuando la gente lleva sus laptops se distraen en Facebook. Pero Diego, digamos que prefiere aprovechar el tiempo en algo más interesante que los chismes y los gatos. También hubiera podido componer música, o filosofar, pero ha decidido dibujar. Es un genio del dibujo, el manga, los comics y todo eso. Yo en lo personal dibujo y resuelvo CPs debajo de la mesa en clase de mate. Mi "teoría" me dice que si estoy en un entorno de ángulos y esas cosas, me va a ser más fácil que en clase de filosofía.
Expliquemos porqué dibuja en historia. Bien yo en secundaria (también dependía de quien diera la clase, pero me parece que es un problema más mío que de los maestros) me aburria horrores en la clase de historia, de historia en inglés. Me quedaba como piedra, y el libro lleno de babas. ¿A quién no le hubiera gustado distraerse en la clase de historia? Ah, y eso de copiar las ideas principales en vez de resumir como Dios manda, es algo que yo hacía en tercero de primaria cuando estaba de mal humor como para resumir.
Diego sube sus dibujos a un blog ¿porqué a un blog si puede abrir un Deviant Art? Por que esta historia ha sido inspirada especialmente para un blog, no es para Deviant Art, no es para fanfiction.net, es para un blog. OK? Ah, otra noticia: he abierto un Deviant Art, pero no he tenido tiempo de subir todo lo que quiero subir :S Mariana en DeviantArt
Diego quiere guardar las cosas como un secreto. Le da pena que todos sepan que dibuja. A todos nos da pena que conozcan nuestros poderes ocultos, como volar y hacerse invisible XD Creo que es algo así lo que le pasa a Diego. Que lo consideren un friki. Por que como siempre nos repiten padres y maestros: en esta edad queremos ser únicos y originales, no ser parte del montón, pero a la vez queremos ser aceptados y formar parte de un todo. Diego no se preocupa demasiado por ser original, aunque sí lo hace de vez en cuando: no quiere mezclarse con la chusma (como diría doña Florinda), con toda esa gente que etiqueta y no aprecia a las personas como son, o al menos eso es lo que él cree (recordemos que todas las creencias de Diego cambian cuando conoce a mangaka_princess en persona). Pero al final hemos visto que a la gente no le molesta que dibuje, e incluso lo considera un talento muy especial. Al final Diego es la envidia de cualquier teenager: es único y original, pero a la vez es aceptado y querido por sus compañeros y maestros. Fuchi, sueno como maestra de clase aburrida.
Los alias. A todos nos gustaría tener un alias. Ocultarse y que nadie sepa quién eres, como la fiesta de máscaras que sale en el Fantasma de la Ópera. A muchos nos gustaría hacerle maldades a alguien que nos cae mal, o conocer en la forma de otra persona al chavo que nos hace dejar baba en los pasillos (XD, es como en la película de la nueva Cenicienta, sí, ya se, la de Hilary Duff).
Diego ha creado la chava perfecta, que si la conoce, se desmaya. Una maestra de ballet nos decía que ella crearía una bailarina perfecta con la flexibilidad de fulanita, los brincos de zutanita y la postura de perenganita.
Hay muchas cosas que le suceden a Diego que me he inspirado en mis propias experiencias en secundaria.
A Diego le castigan sus dibujos. A mí me castigó la maestra de Química el labernito que estaba dibujando. La escena es muy parecida, y la maestra de Diego se parece a la mía. La única diferencia es que mi maestra siempre me cayó bien.
Los castigos que Diego cree que le van a caer no son reales, pero recuerdo que a alguien le quitaron los zapatos y los aventaron a la azotea.
El armarito donde Diego se esconde a dibujar es real. Estaba en verdad en mi secundaria. Es igualito, pero ahí sí lo conocíamos muy poquitos chavos. Yo me iba a ese armario cuando me sacaban de clase por platicar con un amigo. Ah, y había fantasmas.
Diego y Frida han ido a un festival de manga. Yo quería ir al festival de manga en mi pueblo, en el Museo de la Ciudad, me parece que era. Y no fui. Fue como cuando fui a la convención de origami y me quedé sin ir al partido de futbol. La Canchita Nueva
Cuchara es un juego con cartas que la super defensa nos ha enseñado a mis amigos y a mí. Consiste en que armes una mano con las 4 cartas del mismo número de la baraja. cuando ya, agarras una cuchara, pero creo que los voy a hacer bolas: Explico desde cero:
  • Revolvemos las cartas
  • Se reparten 4 a cada quien, nadie debe verlas, sólo el que las tiene.
  • El que ha repartido empieza a ver cartas del montón.
  • Como hay que formar esa serie, en la que tenemos por ejemplo todos los ases, o todos los seises (es que sí tiene un nombre, pero no recuerdo cuál es), cada vez que nos llegue la carta que necesitemos, sacamos una de nuestra mano, agarramos la que necesitemos y pasamos al jugador de a lado la que nos quitamos de encima. Si no necesitamos la carta que nos ha llegado, se la pasamos al siguienten jugador. Nunca podemos tener más de 4 cartas. Dejamos la carta boca a abajo a lado del siguiente jugador.
  • Esto es ultra rápido, si no es así, no tiene ningún chiste.
  • Cuando alguien ha conseguido las cuatro cartas, agarra una cuchara.
  • Antes de empezar a jugar hemos puesto en el centro de la mesa cucharas. Es como el juego de las sillas, quien se queda sin cuchara / silla, pierde. Por eso hay que poner una cuchara menos que el número de jugadores.
  • Cuando se agarra una cuchara, las cartas salen del juego y todos deben agarrar una chuchara. Si dos personas agarran una cuchara a la vez, la gana la que la tiene por el mango.
  • El que se uedó sin, sale del juego, se retira una cuchara y se vuelve a empezar.
  • Ojo, aún cuando no tengas las 4, puedes hacer fintas, siempre y cuando no toques la cuchara. Si alguien se lo cree y agarra un cuchara sintener las 4, la ronda acaba y esa persona es la que pierde.
  • Se juegan rondas hasta que quede un campeón. La última ronda, entre dos participantes, es la más salvaje, reñida y digna de ver. Entre más personas jueguen más divertido es el juego
Es un juego salvaje debio a su velocidad, hay que concentrarse en las cartas y cambiar rápidamente la que necesites (si no te apuras, el jugador anterior ha formado un bonche junto a ti y todos te reclaman de que se han quedado sin cartas que ver). También hay que ver las cucharas, hay ocasiones en que el que ha juntado sus 4 cartas ha agarrado la cuchara silenciosamente y nadie se ha dado cuenta que hay que olvidarse de las cartas y ganar un cuchara. Pero también hay que diferenciar una finta. Cuando el juego está muy padre, y con mucha gente, ganar la cuchara puede resultar complicado. Todos se arañan las manos. También, cuando la cuchara que queda está al otro lado de la mesa, hay personas (como yo) que literalmente vuelan al otro lado de la mesa y caen cuan largos son enfrente de todos. Recomiendo que no jueguen con un mantel, ni con una mesa de vidrio.
Está el misterio de si Diego y Frida se quieren. Claro que se quieren. Pero Frida es más lista que Diego y le ha hecho creer que le gusta un futbolista.
¿Quién es Morgana? Morgana es un retrato al 100% de mi maestra de Arte en secundaria. Tenía la intención de crear un personaje super cool, pero como Morgana sale muy poco, casi no ha tenido oportunidad de mostrar lo cool que era mi maestra de Arte.
En el festival me inspiro muchísimo más en las películas de Estados Unidos para teens. Diego ha sido la estrella del festival, pero él no quiere que sepan mcuho de eso. En cambio, a todos nos gustaría lucirnos enfrente de toda la escuela (es por eso que algunos se unen a equipos, o se van de actores; pero todo esto más bien es el a películas de EUA). Pero como ya vimos qie Diego no es un chico común y corriente...
Imagínate desmayarte en pleno escenario. La pesadilla de cualquier persona. He de confesar que a mí no me dan demasiados nervios es un escenario (a pesar de todo: una vez en una obra de teatro, se me hicieron bolas las palabras, me quede callada, reparé en mi error, me tapé la cara con las manos unos segundos y proseguí como si nada, aunque es de esas situaciones que se te quedan bien grabadas). Pero a mucha gente sí le dan terror esas cosas.
Diego ha tenido un accidente. No es ni la mitad de lo que le pasó a mi amigo en la escuela. Fue un accidente bastante feíto, siempre he agradecido que no estaba ahí cuando sucedió. Como sea, la entrada triunfal de Frida a la habitación de Diego en el hospital es la misma que cuando yo visité a mi amigo. El resto de la visita no, pero esa visita no se me olvida. Era trece de diciembre. La maestra de mate nos había llevado a algunos de sus alumnos a un concurso de mate (salí muy bien en eso, pero prefiero contarlo en otra ocasión, o perderé el hilo). Mi amigo se había accidentado el día anterior: al inicio del maratón Guadalupe-Reyes. Al llevarnos al concurso, pasamos por enfrente del hospital y todos nos quedamos viendo el edificio. La maestra nos leyó la mente y al acabar el concurso nos llevó al super a comprarle un regalito. Nos pusimos de simples y dijimos que le íbamos a regalar un litro de leche (algo que unas semanas después hice yo, por el calcio, ya saben), pero le llevamos un reno de peluche.
Como yo nunca me he roto nada (gracias al calcio, ya saben; pero las uñas sí, tomen gelatina caliente Gelatina), no sé como sean las cosas cuando te pasa algo así, por eso si algo no queda es que lo he sacado de mi imaginación. Lo que si me ha pasado es una esguince, por brincar en las escaleras de la escuela. Y ni fue hace tanto, por si creen que era por inquieta a los cinco años.
Continuemos. Diego y Frida se han enlodado. Yo nunca me he enlodado en la escuela. En rallys y esas cosas sí, pero no en la escuela. Lo clásico es llenar botellas o vasos con agua los días de verano y jugar a las guerritas, y recientemente me puse a caminar en la lluvia sólo para mojarme. Meterse a una clase después de haber jugado a las guerritas de agua es un clasico en secundaria, en prepa no. Lo que sí hice una vez fue llegar a la clase de Química con las manos llenas de yeso fresco. Mi carpeta tenía mis manos, al igual que la perilla de la puerta.
Aún queda una de las mayores preguntas ¿Quiénes son Frida y Diego? A Frida la conocí en primaria, no, en kinder. Y a Diego en secundaria. Ah, la secundaria, que momentos aquellos. A los dos les gusta el Arte, dibujar y así; pero su personalidad en la vida real y en el cuento no tiene nada que ver. Y curiosamente, ellos no se conocen. Luego hemos reparado que las cosas no hubieran podido quedar mejor, Frida Kahlo y Diego Rivera son una famosísima pareja de artistas plásticos. Aunque en mi historia Diego se apellida Lavado (por Quino, ya saben , el de Mafalda; se llama Joaquín Lavado en la vida real), y a Frida nunca le pusimos apellido según recuerdo; las cosas han quedado de pelos.
Espero te hay gustado toda este montón de experiencias, cómos, porqués y esas cosas. Y que no te hayas aburrido.

2 comentarios:

  1. Se nota que te gusta escribir, me gusta tu estilo. :-P

    ResponderEliminar
  2. Jejeje, tal vez me gusta escribir demasiado. grax

    ResponderEliminar